fbpx

LA PROBLEMÁTICA CON EL BOTADERO DE DOÑA JUANA

Por: Angie Tatiana Martínez Jiménez

En Colombia hace muchos años se viene hablando del reciclaje y del botadero de Doña Juana, siendo un tema abordado con indiferencia y desconocimiento. Éste comenzó a operar en el año 1988 el 1 de Noviembre tras una crisis sanitaria por acumulación de residuos en la ciudad luego de que fueran cerrados los antiguos botaderos de Gibraltar y el Cortijo. Está ubicado en la Localidad de Ciudad Bolívar entre los sectores de Mochuelo Alto y Mochuelo Bajo, una comunidad que hoy en día es aún mas habitada y que se ha visto afectada por los malos olores y las plagas que se desprenden de ese lugar. Los habitantes de esta comunidad han protestado debido a sus inconvenientes y a que el Alcalde Enrique Peñalosa informó en un debate de control político en el Congreso en el año 2017, que sí es necesario expropiará para expandir hacia el Sur el relleno de Doña Juana, para alargar su vida útil, él comprará los predios rurales aledaños, situación que los pone inconformes ya que ellos tendrían que buscar otro lugar donde vivir, sumando a esto que tal decisión empeoraría los problemas de salud de todas las comunidades aledañas e irá empeorando con el tiempo.

También es cierto que debido a la cantidad de basura que llega a este sitio, la capacidad del relleno se va reduciendo, debido a esto sabemos que le quedan más o menos 4.5 años de utilidad, esto dicho por Sofía Espinosa; ingeniera ambiental, en efecto que a este relleno sanitario llegan a diario 7.500 toneladas de basura que producen 9 millones de personas de Bogotá y siete municipios aledaños en donde solo se recicla el 15%, cifra que nos pone en primer lugar al  tener el más grande de Suramérica y a nivel mundial. Aquí, es donde se convierte en un problema de todos y de nuestra cultura del reciclaje, la cual, no tenemos. En Colombia a diario se generan 30.000 y 32.000 toneladas de basura, de donde solo se recicla el 17% de ésta. Sabemos que han existido avances en algunos factores en el tema de recolección de basuras, sí, pero todavía falta un gran camino al paso que vamos para lograr niveles aceptables de reciclaje en comparación con países desarrollados como Holanda y Suecia que logran reciclar el 96% de la basura que producen o se deriva a las plantas de incineración, en Suecia también 250 mil hogares se abastecen de electricidad generada por la basura y el 20% de los hogares gozan de calefacción proveniente del tratamiento de basura. Finalmente, los basureros públicos de Suecia solo reciben el 4% de sus desechos y en las casas separan: orgánicos, metales, pilas, vidrios de color, vidrios transparentes, plástico duro, plástico blando, cartón y Tetra Pak, papeles, periódicos y revistas. Y en Holanda en materia de manejo de residuos, es uno de los países más avanzados de Europa y quizás del mundo. La falta de espacio y una creciente conciencia ambiental obligó al gobierno holandés a tomar medidas de forma inmediata para eliminar prácticamente los rellenos sanitarios. El enfoque holandés es simple: evitar la generación de desechos tanto como sea posible, recuperar las materias primas valiosas, generar energía mediante la incineración de los desechos residuales, y sólo entonces, deshacerse de lo que sobra – pero se hace de una manera ambientalmente amistosa.

En cambio acá en Colombia un 10% de lo que se recupera es gracias a la labor de los recicladores que pasan de barrio en barrio y que esculcan, separan y recogen, la otra es a través de los camiones compactadores de la empresa privada que pasan tres veces a la semana.

“Le he insistido al Alcalde de Bogotá que no estamos siendo ambiciosos en la clasificación en la fuente desde los hogares, ni en el reciclaje, ni en el tratamiento de los residuos. Bogotá solo recicla alrededor del 15% de los residuos sólidos que genera, y debería ser mucho más. Estamos desperdiciando una enorme oportunidad de negocios verdes y también de tener una actitud más responsable con el ambiente”, manifestó el jefe de la cartera Ambiental.

Dicho esto, vemos que es realmente muy poco lo que hace la sociedad y la causa es por no tener tal cultura y no considerar prudente hacer un mínimo esfuerzo por hacer esta labor, ya que reciclar compete a: gobierno, industrias, consumidores, comunidad internacional y recicladores. Pero el problema también parte del hecho de que la mayoría de personas no saben diferenciar y separar lo que es basura y lo que no, echamos todo en la misma bolsa, bolsa cuyo destino final es el relleno sanitario Doña Juana, carecemos de información, hacemos un mal manejo de desechos y en varios casos, hay infraestructuras inadecuadas para el reciclaje, lo cual lo hace más difícil. Por ello, a forma de ver, reciclar debería convertirse en una ley, en un futuro no muy lejano, así como en varios países ya lo es, para poder generar un cambio positivamente radical, porque mejorar nuestra calidad de vida, cultura y reciclaje en Colombia es indispensable, sobre todo ahora que se estima que cerca de 321 rellenos sanitarios cumplirán su vida útil en los próximos cinco años en el país, incluso menos.

Debemos tomar conciencia e impulsar el reciclaje a cada una de nuestras comunidades, enseñando tanto al más pequeño como al más grande, ya sea conocido o desconocido para empezar una cultura consiente del medio ambiente y el planeta, volviéndonos capaces de usar los materiales que puedan ser reciclados y con esto disminuir el consumo de productos no reciclables.

Cambiar la forma en que vivimos también sería una manera muy importante de mejorar el medio ambiente, ya que todo parte de cómo somos y como vivimos, pensemos en que llegará un momento en el que ya nada de lo que hagamos servirá para devolverle la vida a la tierra. Es necesario que lleves tu basura contigo y te deshagas responsablemente de ella, debemos ser parte de la solución, reciclando, reutilizando y evitando consumir plásticos de un solo uso porque la cuenta regresiva está corriendo y no nos damos cuenta.

                                            “Reciclar para mejorar la calidad de vida, reutilizar lo que creemos que no sirve, ahorrar energía y materiales, y conservar el medio ambiente.”

Foto: Archivo El Mundo

Síguenos en:

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial
Follow by Email
Facebook
Twitter