Compartir

4 IMAGEN BACATAEl pasado 6 de agosto los jóvenes del MOVIMIENTO AMBIENTAL CAMINANDO EL  TERRITORIO y de la RED JUVENIL DE SUACHA invitaron a la comunidad a sentar su voz de  poyo frente a la invasión de la mega minería una vez más  en Suacha. La idea era mostrarles a los  habitantes que tenemos acciones decisivas en lo que ocurre en nuestro municipio, Suacha durante años ha sido cantera de explotación de materiales como el recebo, la arena y en este proceso de explotación ha visto desaparecer sus montañas, San Mateo por ejemplo siendo territorio que resguarda pictogramas de  ancestros que pasaron por Suacha sin  destruirle, es hoy unretrato más de un  desierto, sus montañas sobrepobladas  están profundamente agrietadas por la  acción corrosiva de la maquinaria minera.

Ya hace muchos años que veredas como Panamá o Fusunga dejaron de albergar en sus entrañas la  papa, la arveja o la fresa para ser raspadas por la maquinaria pesada que penetra sus entrañas  desgarrando cada posibilidad de fertilidad en ella, la “ablación femenina” el  terrible acto que  durante  siglos hemos  cometido contra nuestras compañeras, traducido a nuestra madre tierra, al

arrancar la arena nos llevamos de paso toda posibilidad de fertilidad, de existencia. Los jóvenes de  suacha agobiados y mamados de que la corrupción extendida  en el municipio, han decidido hacer de la vereda San Jorge también su territorio y contarles a todos los Suachunos  que también es parte de  u territorio. Es entendible que claro a quién puede importarle Suacha si durante años  se nos ha enseñado que esto es más  un “dormidero”, un lugar del que salimos muy temprano –casi siempre entre  apretujones- y volvemos muy tarde;  como se va a querer lo que no se conoce,  lo que no se recorre. Para querer a Suacha como dijo Karen Sereno vocera del Movimiento Ambiental “a Suacha hay que quererla con  los pies”, hay que caminarla, hay que  recorrerla,hay que sentir que Suacha  es mucho más que las noticias de los trancones y el mugre de la autopista,  en Soacha a pesar que la los  funcionarios de la CAR lo nieguen existen pa- ramos donde crece un centímetro al año el frailejón,  lora que solo se da en 5 países en el mundo y que es objeto de  conservación y preservación por su  importancia en el ciclo del agua.

Sin embargo para la CAR SOACHA el “tal frailejón no existe”,  así que le  otorgó licencia de  explotación mine- ra en este territorio a la multinacional TRENACO (multinacional investigada por enredos con captadoras ilícitas  de dinero y corrupción)  y con ella a la destrucción del patrimonio fundamental de toda suacha,  la destrucción  del agua. Destruir la vereda San Jorge  significacondenar a Suacha a la extinción de sus fuentes de agua, acabar con la condición tradicionalmente agrícola de este  territorio en favor de los bolsillos de las  multinacionales y de  claro los funcionarios en turno, que aprovechan cada reunión en la comunidad para presentar al  campesino “las bondades del ladrillo y  de la arena” y de como el “progreso” les traerá trabajo a la  vereda. Yo no entiendo muy bien como las empresas y los funcionarios y la desentendida administración municipal les cabe  en la cabeza pensar que el campesino  colombiano está desempleado, si algo  tiene siempre un campesino es trabajo,  trabajo digno en su tierra para su  propio beneficio y generalmente para el  de los demás porque en la tierra campesina trabaja y come  todo el mundo,  los niños, los ancianos, los adultos los hombres y las mujeres todos pueden hacer  algo y todos llevan un pedazo a su boca y sobra para vender y llevarle a la mesa de los ciudadanos que  o saben que la fresa que se comen en los crepes quizás viene de las tierras de San Jorge en Suacha.  No se puede amar lo que no se conoce y por eso el clamor y la voz de la comunidad de San Jorge es la voz de los jóvenes de Suacha,  del movimiento que con  sus caminatas, sus charlas y sus videos  ha convencido a muchos otros parches  conformados por sus semejantes, de que Suacha es  una tierra fértil, de que  la vereda San Jorge no es solo ese territorio del corregimiento uno, sino que  es una parte fundamental de sus vidas  como Suachunos y por eso es un deber  y un orgullo caminar sus montañas, comer sus fresas y tener la dicha de poder  decirles a nuestro hijos que nosotros  expulsamos a TRENACO de Suacha.

 

“Mucha gente pequeña en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas pueden cambiar el mundo”

 

¡Fuera Trenaco de Suacha! ¡Si a la vidano a la mina!

Comments

comments

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.