fbpx

Metáfora de un Liderazgo Intrascendente

Metáfora de un Liderazgo Intrascendente

Hace unas horas la Contraloría General de la Nación como fruto de una investigación de casi 2 años acuso a un grupo de ex-funcionarios públicos por el descalabro financiero de HidroItuango, entre los señalados se encuentra Sergio Fajardo, una de las apuestas políticas mas fuertes de cara al 2022. Los alaridos de injusticia y presunción de inocencia no se hicieron esperar, desde distintos sectores del Partido Verde se empezó a hablar de manipulación de los organismos de control y otra suerte de excusas predecibles para defender lo indefendible, lo evidente: la intrascendencia de Sergio Fajardo en la gestión de lo que constituyo la génesis del desastre de HidroItuango.

A Fajardo no se le acusa de robarse una plata sino de quedarse cruzado de brazos impavido ante el desmadre que se estaba cocinando entre EPM y los contratistas de HidroItuango. Sí, tal cual, Don Sergio esta sentado en el banquillo de los acusados por intrascendente. O como se diría coloquialmente, porque teniendo como, se hizo el guevon … y nos salio costoso!

Ese es el liderazgo que con una «serenidad» rabiosa nos esta vendiendo como la salvación, todo el espectro bienpensante: un liderazgo pintado en la pared. Uno que no incomode, uno que deje pasar, uno que no polarice, uno que anestesie, uno que se vista de lenguaje milenial reciclado, uno que parezca moderno pero que preserve lo peor del pasado, una versión dietética de la democracia, uno que hable de participación ciudadana 24×7 pero a la primera contradicción se deshaga de ella como un trapo sucio.

Porque? Razones se podrían enumerar muchas pero en síntesis el status quo de nuestra sociedad, por injusto y precario que sea para la gran mayoría de colombianos, tiene ganadores y estos sus gregarios, sus defensores de oficio. A esto no hay que meterle cuentos de ideologías: extremo centro, izquierda o derecha, etc. etc. Eso solo sirve para confundir a incautos. Ahí un curso de las cosas y para una parte de nuestra sociedad, eso no debería cambiar. Atención, teniendo en cuenta que nuestro país este yendo directo, tal como la represa de HidroItuango, a una inestabilidad estructural, a una encrucijada histórica, a un quiebre que nos quite la viabilidad como conjunto.

No es de extrañar que los defensores de Fajardo, no reparen en lo metafórico de los señalamientos realizados por la Contraloría, para ellos lo que esta en juego es la viabilidad de su ficha política, pero no reparan en las consecuencias que trae la inviabilidad del proyecto de HidroItuango para el conjunto. Agregado a la intrascendencia, esta la incoherencia, no es de extrañar que ese proyecto político aunque pregone muchos eslogans bonitos en lenguaje milenial incluyente, de fondo no conlleva una confrontación real del estado actual de las cosas, por lo tanto es un engaño.

Sé parte de nuestra comunidad

Te enviaremos las ultimas noticias
Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial
e-mail
Facebook
Twitter
Instagram